ACOGIDA

PLAN

VIDA DE AMOR

LAS OBRAS

LA SEÑORA


E-MAIL

HERMANA JEANNE D’ARC DEMERS
Reseña biográfica

 

Cuarta y última hija de Julia y Arthur Demers, Jeanne d’Arc nace el 12 de agosto de 1925 en un hogar donde reinan la alegría, el amor y la caridad. Respondiendo al llamado de Dios, ella ingresa, a los 17 años de edad, en la Casa de formación destinada al profesorado de las Hermanas de la Caridad. Luego, después de un año de postulado y de noviciado, pronuncia sus primeros votos, el 15 de julio de 1946, bajo el nombre de Hermana Santa Juana del Salvador. Las obediencias la llevan a desempeñar el cargo de profesora en diversas instituciones de la Congregación.
En 1963, unos acontecimientos providenciales la conducen a casa de su madre donde ella encuentra a Marie-Paule por primera vez. Con la mamá Julia, viuda, y su hermano Majella, la familia Demers, acogedora y comprensiva, llega a ser el «Hogar de Betania» en el cual a Marie-Paule le gusta reunirse, especialmente en una fase muy dolorosa de su vida. Más tarde, Vida de Amor hace descubrir la amistad siempre más profunda y espiritual que une la Hermana Jeanne d’Arc a aquella que está llamada a fundar el Ejército de María, confirmando las palabras del Señor quien había anunciado a Marie-Paule, en 1958, a aquella alma elegida, en una precisión maravillosa que define a la Hermana Jeanne d’Arc: «Un poco más lejos, ¿no ves afectuosamente el alma santa de tu amiga de corazón, Jeanne d’Arc? Pura, noble, digna, ella manifiesta por su madre una piedad muy filial. Aunque nadie lo sabe, ella ha sufrido y yo he surcado su alma a fin de que ella llegue a ser santa, capaz de comprender la obra de mi Madre. Como Juan lo ha sido por Mí, ella es la amiga por excelencia que siempre te gustó encontrar. Ella sigue todavía tu calvario y te entrega su afección, no importando lo que se diga alrededor suyo.»
Le « Foyer de Béthanie »
Mamá Julia, la Hermana Jeanne
d’Arc y el Hermano Majella, el
«Hogar de Betania» en el cual a
Marie-Paule le gusta reunirse,
especialmente en una fase muy
dolorosa de su vida.

Sí, fiel «amiga de corazón» de Marie-Paule, la Hermana Jeanne d’Arc rápidamente ha comprendido la Obra de la Virgen María y se ha adherido con toda su alma. El don de ella misma encuentra su completa plenitud en esta Obra en que le es posible proseguir su ideal de vida que jamás le ha abandonado.

Desde la fundación del Ejército de María en Lac-Etchemin, el 28 de agosto de 1971, la Hermana Jeanne d’Arc secunda valientemente a Marie-Paule y abre caminos a través de conferencias dadas a las religiosas de diversas comunidades; ella es una colaboradora eficaz en la preparación de la Guía del Ejército de María. Con la Fundadora, los Padres Denis Laprise y Victor Rizzi, surca las rutas de la Provincia de Quebec para fundar los primeros Centros.

Luego, en un caminar desconcertante, pero siempre según el Plan de Dios, llega a ser Hija de María con seis compañeras, en el momento de la fundación de la Comunidad, el 31 de mayo de 1981. Poco tiempo después, su madre, la buena mamá Julia, se reúne con ella y, el 15 de agosto de 1981, ésta recibe de manos de su hija el hábito de las Hijas de María. Los cargos de responsabilidad se suceden: submaestra de las novicias, luego Maestra, y después Superiora General. Algunos meses de reposo a nivel de las responsabilidades, en 1989, le permiten acompañar a su mamá hasta las puertas del Cielo.
Hermana Jeanne d'Arc Demers
La Hermana Jeanne
d’Arc, Hija de María

El Señor le confía entonces otra gran misión: aquella de propagar su Obra a través de conferencias grabadas e ilustradas sobre videocasetes. En Francia es donde ella prosigue este trabajo de extensión, aceptando la responsabilidad de una nueva Casa que acaba de abrirse. Después de tres años y medio de «vida misionera», la Hermana Jeanne d’Arc regresa a Quebec, donde es Asistente General de Madre Paul-Marie, para la Comunidad de las Hijas de María.

* * *

Vida de Amor, en su cuarto volumen, desvela las primicias de aquella vida de don y de ardor renovado al servicio de Dios, en la fidelidad al llamado del Señor y una devoción indefectible hacia Nuestra Señora.


Todos derechos de reproducción, de traducción y de adaptación reservados para todos países:
© 1998 - MARIE-PAULE, VIE D’AMOUR INC., Quebec, Canadá

arriba